Carlos E. Brigé visita aquellas laderas montañosas que rodean a Caracas, las cuales, además de ofrecer un clima privilegiado, permitían avistar el mar litoralense hacia el horizonte. "La combinación ideal para la explotación urbanística".

La "aventura" de Brigé comienza cuando su amigo Jorge Blohm lo invita a disfrutar de un día de campo en la población de El Junquito, a unos 20 kilómetros de la ciudad capital. Cuenta su hija, Gloria Brigé de Sucre que para ese entonces "eran los tiempos de la guerra y de la depresión económica. Desde hacía mucho tiempo mi papá andaba en busca de un sitio de clima ni muy caliente ni muy frío, de montana". El "moderno descubridor" queda enamorado de la zona y se postra a los pies de la majestuosidad de la montaña. Blohm al ver su entusiasmo lo anima a comprar unos terrenos que estaban a la venta y de este impulso nace el Junquito Country Club.

A principio de los cuarenta, en los terrenos de lo que fue su primer éxito urbanístico de montaña, habilita un espacio y construye dos hoyos en los que se jugaba de un lado a otro, hecho que le valió el nombre de "El Serrucho", hoy desaparecido, donde comparte partidas de golf con sus amigos; tuvo el honor de ser anfitrión del Primer Mandatario de la época, General Isaías Medina Angarita.

El siguiente paso fue la adquisición de las haciendas "San Gerónimo", "San Andrés" y "La Faltriquera", propiedad de la familia León, también por sugerencia de Blohm; operación comercial que se concreta en 1942; a partir de ese momento Brigé da inicio a su visión onírica, que más tarde hace realidad lo que hoy en es un floreciente club social y una atractiva zona residencial. "Fue cuando -apunta su hija Gloria- un visionario, a quien muchos tildaron de loco, tuvo la idea de urbanizar en una montaña, crear and un club y no contento con eso, construir en medio de aquellos cerros un campo de golf de 18 hoyos". Era la época en que Caracas despertaba de su letargo rural y se encaminaba hacia la gran metrópoli que es hoy en día. Las casonas del casco central daban paso a las nuevas edificaciones. Las haciendas del Este cedían sus tierras a las nuevas urbanizaciones. La ciudad se transformaba.

En febrero de 1948, ya madurada la idea y listo el proyecto, nace el Junko Golf Club como compañía anónima domiciliada en Caracas. Su objeto primordial fue y sigue siendo, funcionar como centro social, deportivo y de recreo con una duración de 50 años prorrogables por períodos iguales. Su capital inicial fue de diez mil bolívares, repartido en diez acciones de mil bolívares cada una suscritas por

  • Carlos Brigé
  • José M. Sánchez J.
  • José A. Sánchez J.
  • Vicente Lecuna hijo
  • Enrique Pérez Matos
  • Edgard J. Anzola
  • Rafael Ortega
  • Pedro Guzmán hijo
  • Federico Fernández Querol
  • Miguel Angel Senior

Ya con el proyecto en marcha, Brigé se dedica un poco más a su propósito de construir la cancha de golf. No siendo especialista en la materia, se pone en contacto con la Asociación de Profesionales de Golf de Escocia solicitándoles asesoría. La respuesta no se hizo esperar y a la vuelta de unos meses recibe varias ofertas de rentados que estaban dispuestos a venir al país. Luego de someterlas a un riguroso análisis, se decide por la de James B. Wilson (Jimmy), cuyas credenciales lo acreditaban para el cargo. Wilson y su familia llegan a Venezuela en 1949.

El "moderno descubridor", desde el mismo momento de la creación del Junko Golf Club, toma las riendas de la sociedad. Preside el directorio por tres periodos consecutivos (1948-1951). Durante su gestión y contando ya con los conocimientos profesionales de Wilson, arranca la construcción de los primeros nueve hoyos cuyos trabajos culminan en 1950. Brigé, en una entrevista que le hicieran para la revista PAR con motivo del cuadragésimo aniversario del club (1988), comentó que cuando James B. Wilson otea la zona pudo ver en sus ojos la certeza de que si se podía construir una cancha de golf. La primera casa-club fue inaugurada en 1951. La promoción del parcelamiento se había iniciado desde finales de marzo del 48 utilizando como lema “El clima perfecto con vistas y brisas del mar y aire puro”.

 En abril de 1952, el Junko Golf Club invita a su torneo abierto "Primer Aniversario" en el que se jugó la copa "Inauguración", y que se llevó a cabo los días 5 y 6 de ese mes. La competencia fue ganada por Manolo Bernárdez, una de las jóvenes promesas del renglón aficionado para ese momento. En agosto del mismo año, se inaugura como un gran acontecimiento deportivo-social, el campo de deportes del Junko Country Club.

Siguen transcurriendo los años y el Junko Golf, conjuntamente con su "hermano" el Junko Country, continúa su crecimiento. Un junkero, Hernán Toro Cisneros, comenta al referirse a Brigé, "yo no lo conocí como jugador de golf, sino como ex jugador, retirado. Sin embargo, nos esperaba los sábados en la terraza del club para jugar dados con nosotros. Siempre decía sus refranes. Creo que el Junko era como un hijo para el".
Es indudable que aquel visionario que tildaron de loco no fue tal. Todo lo contrario, tuvo mucha "pupila" para los negocios. Cuando el club cumplió los 40 años (1988), en la misma entrevista antes mencionada, Carlos Brigé manifiesta el cariño y el amor que siempre le prodigó al Junko. El periodista expresa que el "a sus 94 años exhibe gran lucidez y dinamismo, atribuyéndole esas condiciones físicas a la pureza del clima de El Junko" (sic), testimonio que el mismo Brigé reafirma con la frase "no hay mejor tratamiento que la JUNKOTERAPIA".

En 1951 Brigé culmina su último período al frente del directorio del Club.

 PARTE II

Empiezan a figurar otros nombres. Oscar Suarez F. (1951-1952); Sergio Zambelli (1952-1954); Oscar Rodriguez M. (1954-1956); Enrique Benedetti (1956-1957); Jose A. Sanchez L. (1957- 1958), bajo cuya gestión administrativa se construye la actual Casa Club mediante una negociacion o "trueque" con la empresa Carbonell & Forrondona, por la cual esa nueva edificacion se hizo sin erogacion alguna para la sociedad, a cambio de la autorizacion para levantar un edificio de apartamentos que fue vendido a los socios del club. Durante este mismo periodo se concluyeron los trabajos de los segundos nueve hoyos que se inauguraron en1958. Recuerda Luis Grimaldi, quien ejerció la presidencia durante cinco periodos alternos, que "casualmente me hice socio poco tiempo despues de haber sido inaugurados los nueve hoyos de abajo, los hoy numerados 1 al 9; las únicas partes que tenían grama eran las salidas, los greens y sus bordes; en el resto, aparte de tierra y frecuentes piedras, habian moñitos de una graminea llamada "capin melao".
En 1960, la presidencia de la directiva del Junko recae en Robert Lucas quien la deja vacante por motivo de viaje fuera del pais, terminando su gestion Luis Grimaldi que para ese momento ocupaba la vicepresidencia. Al año siguiente, Grimaldi preside el directorio (1961- 1962/1968-1970/1973-1975). Cuenta Luis que "todos los junkeros eramos apasionados, ni la lluvia o la neblina nos detenian; en oportunidades la neblina era tan intensa que a los pocos metros nada se veía, era entonces cuando los caddies se repartian a lo largo del hoyo para tratar de oír y ubicar donde caía la pelota". Hernán Toro asegura: "yo creo que Grimaldi fue el gran precursor del Junko. El campo realmente lo hizo el, se esmeró, hizo las bases con Miartus".

El tiempo avanza indeteniblemente. Algunos nombres de los ya mencionados repiten en la conducción de los destinos del club. Surgen nombres nuevos, entre ellos Rafael Pizani (1964-1966). Luis Plaza Izquierdo (1967- 1968) es recordado como el presidente que toma la decision de cambiar las reglas del juego, por cuanto hasta ese momento en la cancha se podía mover la pelota. Según recuerda Grimaldi, de ahí en adelante no se permitiría acomodar la esférica, "había que golpearla donde descansara; las protestas fueron demasiadas pero se mantuvo la decisión, lo cual trajo dos enormes beneficios, a saber: la grama progresó rapidamente cubriendo grandes áreas y los jugadores aprendieron a golpear la pelota en la condición que estuviera". Manuel Angarita (1970-1972); Pedro Aguerrevere (1972-1973/1987-1989).
Hernán Toro, fue presidente del Junko por espacio de 10 años repartidos en dos quinquenios, el primero de 1975 a 1979, y el segundo de 1982 a 1987; bajo cuya gestión (1978) el Junko Golf Club pasa de Compañía Anónima a Asociacion Civil.
Ivan Nava, que estuvo alrededor de 17 años como secretario de la junta directiva, comenta que "Hernán Toro fue muy democratico, hizo remodelaciones; fue un hombre que hacía y dejaba hacer; hizo una construcción ornamental donde está el putting green, esa fuentecita...". Antonio Hernández, concesionario del club por mas de 26 años, dice "el que trabajó más por los campos de golf fue el Dr. Luis Grimaldi, y por la Casac Club, el Dr. Hernán Toro; Toro construyó el Hoyo 19 y remodeló el comedor y la cocina".
Los últimos dos decenios del club caminan de la mano de los siguientes presidentes y sus respectivas juntas directivas: Milton Provenzali (1979-1982); Alberto De Lima (1989-1991); Arnaldo Salazar (1991-1992); Frank Nuñez (1992-1994); José Callejas (1994-1995); Shinkichi Miyazawa (1995-1997) y Pedro López (1997-1999).



Consulta Handicap

Consulta de Handicap FVG

Proximos Eventos

No events

Calendario

Last month March 2019 Next month
M T W T F S S
week 9 1 2 3
week 10 4 5 6 7 8 9 10
week 11 11 12 13 14 15 16 17
week 12 18 19 20 21 22 23 24
week 13 25 26 27 28 29 30 31

Testimoniales

"Nunca olvide que el golf es un estudio para toda la vida, del que usted puede terminar exhausto...! pero nunca se rinda!"
James (Jimmy) B. Wilson
sideBar



Razon Social

Junko Golf Club, A.C.
Rif J000754004

Direccion

Urbanización Junko Country,
Kilómetro 19, Carretera El Junquito
Edo Vargas, Venezuela, 1030
Ver mapa

Telefonos

Master:  (0212) 412.12.23 
Telefax:  (0212) 412.12.54

Correos Electronicos

Atención al Socio:
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

FacebookTwitterContacto Socios JGCContactenos